Mientras voy en la Micro o en el Metro

El voluntariado, en su raíz significa hacer algo por voluntad propia, entregar el tiempo por que quiero, haciendome responsable y sin esperar una retribución monetaria de por medio.

Para describir como muchas personas ven el voluntariado en nuestro país voy a usar el siguiente simbolismo o alegoría:
Hay ciertas actividades que realizamos para llenar el tiempo muerto, para darle utilidad a un espacio que ocupamos para algo, pero al parecer también puede ser optimizado usándolo para otra cosa además. Por ejemplo viajar, ya sea en micro o en metro. Cuando viajamos el fin de nuestra actividad es trasladarse y esperamos que sea lo más breve posible, pero en ocasiones es un tiempo largo que hay que “rellenar”, ya sea para no aburrirse o para optimizarlo haciendo otra cosa productiva. Así es como podemos escuchar música o jugar con el celular. También podemos revisar el Facebook, revisar las noticias, twittear o hasta estudiar o leer una novela. Aunque muchos no me crean yo lo he usado hasta para aprender un idioma, escuchando un curso de alemán (aunque reconozco que no fue mucho lo que aprendí).

El tema es que ese tiempo muerto puede ser utilizado por casi cualquier cosa, pero la prioridad no es la cosa en sí sino el traslado, así la actividad que realice puede ser cualquiera de las que he mencionado por igual, por otro lado mi disposición para la actividad durará el tiempo que dure el traslado, pero no me pasaré más estaciones de metro para revisar las fotos que etiquetaron de mí, ni me bajaré 10 paraderos más adelante para terminar el capítulo de un libro. Así también hay veces que lleve el libro “a pasear” y quizás porque está muy lleno el metro o la micro no lo pueda ni abrir, o quizás llego tan rápido a donde iba que no alcancé ni a entender el principio de lo que estaba leyendo. Pero como el fin era el traslado no me preocupo por que no pude abrir el libro.

 

Para muchas personas el voluntariado es como una actividad que se hace “mientras voy en la micro”. Porque se hace a veces cuando “sobra el tiempo”, porque se puede intercambiar por otras actividades recreativas, porque es más importante la actividad que viene después y si ésta empieza antes dejo de participar ese día del voluntariado. Así, el voluntariado parece ser una actividad de relleno, por la cual no se hacen grandes sacrificios como “bajarse una estación más adelante” para poder compartir un poco más con las personas que estoy ayudando, o conocerlas más profundamente, porque se está pensando más en la actividad que viene después. Las preocupaciones del estudio, del trabajo o de las relaciones sociales (fiestas, cumpleaños) pasan a ser como “el lugar al que uno se traslada”, porque son siempre más importantes que el voluntariado que uno está haciendo. 
Siguiendo con la analogía, algo importante de lo que no se dan cuenta quienes van en la micro o en el metro, que el voluntariado los puede llevar mucho más allá incluso que al lugar que piensan ir, mientras lo realizan. Porque de hecho, es distinto rellenar el tiempo muerto con actividades recreativas, reuniones sociales o estudio, que rellenarlo con acciones sociales de voluntariado.

Porque aunque la acción social no sea algo realmente útil, en los términos de nuestra sociedad, aunque se vea como una actividad de relleno, como algo que hacemos mientras vamos en micro, puede tener un impacto crucial en nuestras vidas. De hecho, las cosas que hacemos en nuestra vida por convicción, más que esperando una retribución monetaria detrás, son las que nos forjan. Son las que nos permiten desarrollar nuestra alteridad, nuestra proyección y entrega al otro y comprender lo que es la alter-realización, la realización a través de nuestro despliegue hacia los demás. De hecho, si hay cosas que pueden hacer perdernos en las ocupaciones y preocupaciones son el egoísmo y el individualismo, los que nos encierran en nosotros mismos, negando nuestro carácter principalmente social, que viene dado desde nuestro nacimiento, donde otra persona nos da la vida y nos acompaña en nuestros primeros pasos.